. ENOTURISMO
. links de interés
. contacto
       
ig3 homeexcella
 
<< volver a Artículos            
   

EL SOMMELIER VATICANO

   

Alejandro Iglesias

   

Existen registros que dan cuenta de la afición de los Papas por el vino y uno hasta tuvo su propio sommelier 

A veces parece imposible imaginar que tanto contribuyó el vino a la historia de la Iglesia y viceversa, claro está. De más esta mencionar que se trata de un símbolo sacro de la Eucaristía que aparece en más de una ocasión en las santas escrituras. Pero aquí daremos cuenta de un Santo Pontífice y su bottigliere, una historia que bien puede ser el inicio de la sommellerie. 

A las pruebas me remito

Este jugoso capítulo de la historia que cruza a la vida vaticana con el vino fue revelado por el profesor de la Universidad Católica de Vitivinicultura de Piacenza, Mario Fregoni, a partir de su investigación de un documento del siglo XIX conocido como Sentencias del Papa Paulo III y su bottigliere Sante Lancerio. 

En el nombre del vino

Cuando Alessandro Farnese fue elegido para ocupar el sillón de San Pedro en 1534 curiosamente una de las primeras decisiones que tomó fue quién sería su bottigliere. Por aquel entonces así se denominaba al encargado se servir a los nobles en materia de bebidas, refrigerios y comidas. La cuestión era que este nuevo Pontífice que adoptaría el nombre de Paulo III se había criado en una de las familias mas encumbradas de Roma de modo que había gozado de una vida llena de lujos. Un hábito que no cambiaría durante su Papado. Conocido por su antojos y exigente paladar fue que para asegurarse una copa siempre llena de los mejores vinos de la época convocó al historiador y geógrafo SanteLancerio quien lo serviría durante sus quince años de vida vaticana. 

Lancerio era reconocido por su cultura y conocimientos además de tratarse de una persona de confianza de Su Santidad. Como miembro de la corte papal su rol era básicamente probar y calificar todos los vinos que recibía Paulo III y administrar su cava, que por cierto era muy numerosa. Esta conducta fue la que hace pensar que este Papa fue un verdadero enófilo y quizás el que más disfrutó del vino durante el pontificio. 

Por lo tanto la labor del bottigliere durante esos años fue la de atender los gustos del Papa así como investigar cuales eran los mejores vinos que éste podía beber durante sus viajes de acuerdo a cada ocasión o motivo de sus encuentros. 

Con los años la figura del bottigliere sería conocida como sommelier o sumiller de modo que al no existir registros previos a Sante Lancerio sobre esta función es que se lo considera el primero en desarrollar profesionalmente la sommellerie. 

¿El primer winewriter?

Tras la muerte del Pontífice este noble bottigliere dejó registro no solo de su trabajo a las órdenes vaticanas sino también una carta de cincuenta vinos que solía beber Paulo III. En estos textos se puede apreciar en detalle su percepción y opinión de cada caldo junto a sugerencias de consumo basadas en estados de ánimo, ocasiones, ya sean protocolares o no, y hasta maridajes. Incluso le baja el pulgar a más de un vino sin contemplación alguna. Si por su labor al servicio del Santo Padre podemos concluir que se trata del primer sommelier de la historia también deberíamos agregar a su currículum que fue pionero como winewriter. 

http://www.bonvivir.com

Alejandro Iglesias es Sommelier Internacional (EAS-ASI), consultor y periodista especializado en vinos. Escribe para varias publicaciones de primer nivel en Argentina.

Volver arriba
 
                     
EXCELLA ig2 Home Excella youtube
 
  CONTACTO
    >> Cursos  
    RESTAURANT STAFF TRAINNING